El rabino Yehudah y el becerro

El rabino Yehudah y el becerro

Traducción y/o paráfrasis: drigs, CEJSPR

“De todos los animales de la tierra, estos son los que podréis comer…” (Lev. 11:2)

El error del rabino Yehudah

Durante trece años, el rabino Yehudah HaNasi, el famoso redactor de la Mishná, sufrió un dolor terrible. El Talmud (Baba Metziah 85b) atribuye su sufrimiento al siguiente incidente:

Una vez llevaron un ternero al matadero. Sintiendo lo que estaba a punto de suceder, el animal huyó hacia el rabino Yehudah. Apoyó la cabeza en la esquina de su manto y lloró.

El rabino le dijo al becerro: “¡Ve! Fuiste creado para este propósito”.

Fue decretado en el Cielo: ya que el rabino Yehudah no mostró compasión por el becerro, el rabino deberá sufrir aflicciones. El rabino Yehudah solo se curó muchos años después, cuando convenció a su sirvienta de que no dañara a los pequeños roedores que descubrió en la casa.

¿Por qué el rabino fue castigado tan severamente por mostrar insensibilidad al becerro?

Permiso para comer carne

“Demuestra una deficiencia moral general en nuestra humanidad”, escribió Rav Kook, “cuando somos incapaces de mantener la emoción adecuada y elevada, [una aversión natural] a tomar la vida de una criatura viviente para nuestras necesidades y placeres”.

Además, el rabino Yehudah estaba equivocado. Los animales no fueron creados solo para ser sacrificados.

La mayoría de las prohibiciones son constantes; están prohibidas para siempre. Eso, sin embargo, no es cierto con respecto a comer carne. En este caso, podemos delinear cuatro etapas distintas en el desarrollo ético de la humanidad.

1. En el Jardín del Edén, a Adán y Eva no se les permitió matar animales para comer. Ese elevado estado de vegetarianismo, escribió Rav Kook, es de hecho el orden natural y correcto del mundo.

2. Después del Diluvio, en la época de Noé, se permitió comer carne (Sanedrín 59b). Este cambio fue para el mejoramiento físico y moral de la humanidad.

El rabino Yosef Albo (c. 1380-1444) escribió que la prohibición original de comer carne conducía indirectamente al asesinato de humanos. La gente concluyó que “El destino de los seres humanos es como el de los animales… Todos tienen el mismo espíritu; el hombre no tiene superioridad sobre la bestia” (Ecl. 3:19). Dios permitió el consumo de carne para resaltar la diferencia entre matar a un ser humano y matar a un animal (Sefer Ha-Ikarim 3:16).

Borrar la distinción entre la vida humana y animal impide el desarrollo moral y espiritual de la humanidad. Un sentido de comunidad con los animales engendra la legitimación de un estilo de vida sin control, sin ley y una conducta animal.

3. Con la revelación de la Torá en el Sinaí, comenzó una tercera etapa. Las leyes de kashrut brindan pasos para minimizar las repercusiones negativas del consumo de carne. La Torá prohíbe los animales depredadores y las aves de rapiña, debido a la preocupación de que podamos ser influenciados por sus rasgos violentos, al comerlos, tener contacto frecuente con ellos y el resultado inevitable de criarlos como alimento. Y las leyes de shehitah están destinadas a asegurar que la muerte sea rápida y reduzca la angustia del animal.

4. Habrá una era futura, escribió Rav Kook, cuando la humanidad regresará al elevado estado del Jardín del Edén. Se prohibirá comer carne una vez más. Esta es la maravillosa visión descrita por los profetas:

“La vaca pacerá con el oso, sus crías se echarán juntas; y el león comerá paja como ganado… No harán daño ni destruirán en todo Mi santo monte.” (Isaías 11:6-9)

En este mundo futuro, escribieron los cabalistas, los animales serán elevados a un estado superior y ya no servirán como alimento para los humanos.

La respuesta del rabino Yehudah al becerro fue incorrecta. El matadero no es el destino final del ternero. Por el contrario, como le dijo el rabino a su sierva trece años después, “la compasión de Dios se extiende a todas sus criaturas” (Salmos 145:9).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s