El nuevo renacimiento de Freud puede ser bueno para los judíos

El nuevo renacimiento de Freud puede ser bueno para los judíos

Por Benjamin Kerstein

Traducción y/o paráfrasis: drigs, CEJSPR

En medio de los acontecimientos incesantemente deprimentes que surgen de un Israel enturbiado por la controversia interna y una división política y cultural aparentemente infranqueable, es bueno tener buenas noticias.

Esa buena noticia llegó de todos lados, The New York Times, que siempre va cómodamente rezagado con respecto a las últimas tendencias, aunque por lo general tarde o temprano, llega. En este caso, la tendencia es un resurgimiento del interés y la práctica de las teorías y métodos de Sigmund Freud, el gran fundador del psicoanálisis.

El artículo señala que después de un largo período en el que Freud estuvo fuertemente en desgracia, considerado misógino, homofóbico, acientífico y generalmente desacreditado, una nueva generación lo ha descubierto. Creyendo que el dominio de la atención psiquiátrica por parte de la farmacología y la terapia cognitivo-conductual ha resultado inadecuado, una nueva generación de analistas en ciernes está volviendo al método de Freud de una exploración cuidadosa y profunda de la psique con la esperanza de encontrar, no solo una cura para las neurosis, sino también una solución de autoconocimiento que la medicación y las soluciones rápidas no pueden proporcionar.

Sin embargo, como siempre, el Times tuvo que aportar algo para que despierten y masticaran, por lo que el artículo cita la popularidad de Freud entre los activistas progresistas, que están rechazando algunas de las críticas del gran hombre desde hace mucho tiempo, señalando por ejemplo, que casi solo entre sus contemporáneos no consideraba la homosexualidad ni un vicio ni una enfermedad.

Rara vez soy clarividente, pero escribí mi tesis de maestría sobre Freud, y desde mi primer encuentro con su obra he estado convencido que, tarde o temprano, disfrutaría de una reaparición. A pesar de todos sus errores, y fueron abundantes, Freud señaló con el dedo ciertas verdades inmutables e incómodas que son demasiado poderosas para ignorarlas.

Freud fue, en muchos sentidos, el primer pensador en articular verdaderamente el inmenso poder de la mente inconsciente, las relaciones tensas y a menudo dañinas entre los niños y sus padres, los orígenes psicológicos del arte y la estética, la universalidad de las neurosis en la forma de lo que él llamó “la psicopatología de la vida cotidiana” y las poderosas contradicciones entre nuestros impulsos primarios y las demandas represivas de la vida civilizada.

Estas pueden ser cosas inquietantes y preocupantes para contemplar, pero han sido constantes humanas desde el amanecer de la conciencia, y no van a ir a ninguna parte. La gran intuición de Freud fue que lo mejor es sacarlos a la luz, hablar de ellos y tal vez reconciliarse con ellos, y al hacerlo convertirse en una persona más completa, consciente de sí misma e incluso más feliz. Que un método tan sobresaliente sea redescubierto y una vez más adoptado solo puede ser algo bueno.

El redescubrimiento de Freud, además, también podría ser bueno para los judíos/as. Esto se debe a que es innegable hasta qué punto Freud fue un pensador judío por excelencia.

El mismo Freud testificó inequívocamente sobre la magnitud de la influencia del judaísmo sobre él, diciendo que a pesar de su ateísmo y asimilación, el judaísmo seguía siendo “quizás la parte más esencial” de él. Su hija y heredera, Anna Freud, una gran psicoanalista, llegó a decir que los desvaríos de los nazis acerca de que el psicoanálisis era una “ciencia judía” bien podrían haber sido la única acusación precisa que alguna vez hicieron.

Sin embargo, ¿en qué sentido fue Sigmund Freud esencialmente judío? La respuesta no está tanto en sus creencias, que eran plenamente ilustradas, ni en ningún sentimiento religioso, porque Freud no tenía ninguno considerando la religión una ilusión pueril.

Se encuentra, en cambio, en la naturaleza del método de Freud y su concepto de la mente. Freud creía que la psique es, esencialmente, un objeto tautológico. La mente crea la mente, y nada más. Como tal, literalmente todo lo que crea la mente (neurosis, lapsus lingüísticos, obsesiones extrañas, sueños, etc.) puede decirte algo sobre la mente y, potencialmente, todo sobre la mente. Incluso lo que la mente no crea, lo que omite, puede potencialmente hacer lo mismo. El método de Freud, entonces, fue la exploración de estas creaciones de la mente y de la mente tal como se crea a sí misma.

Es casi seguro que no es una coincidencia, aunque probablemente (e irónicamente) fue inconsciente por parte de Freud, que esto sea idéntico a la comprensión judía tradicional de la Torá. El judaísmo sostiene que la Torá es un documento absoluto, sus letras están formadas por fuego divino, y por lo tanto, todo lo que aparece en ella y lo que no aparece en ella puede potencialmente revelarlo todo, desde cómo vivir tu vida hasta la verdadera naturaleza de Dios y el secreto del mundo.

Como lo expresó el gran escritor argentino Jorge Luis Borges, el judaísmo concibe a la Torá como “un libro impermeable a las contingencias, un mecanismo de propósitos infinitos, de variaciones infalibles, de revelaciones al acecho, de superposiciones de luz. ¿Cómo podría uno no estudiarlo hasta el absurdo? Freud concibió la psique exactamente de la misma manera. ¿Cómo no estudiarlo hasta el absurdo? Esto es precisamente lo que hace el psicoanálisis.

El renacimiento de Freud, entonces, si continúa, tiene implicaciones fascinantes y muy positivas. Significa que, en una era de creciente antisemitismo, la gente está volviendo a abrazar, quizás sin saberlo, el método del judaísmo para revelar el secreto del mundo. Tarde o temprano, uno se imagina, a medida que se profundice su fascinación por Freud, sus nuevos acólitos bien podrían descubrir y comenzar a admirar hasta qué punto el método del judaísmo era también el suyo. Para los propios judíos/as, esto solo puede ser algo bueno.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s